Skip to content

Bagtrax, la ‘startup’ que asegura tu equipaje con ‘blockchain’

Siempre que nos montamos en un avión y facturamos nuestro equipaje, nos queda dentro la terrible duda: ¿se perderá la maleta? Esa sensación de angustia nos acompaña hasta la cinta transportadora, donde esperamos impacientes a que aparezcan nuestras pertenencias. Si no aparecen, veremos fastidiado nuestro viaje y tendremos que acudir corriendo a comprar las cosas que necesitamos utilizando dinero de nuestro bolsillo, porque la indemnización de las aerolíneas suele demorarse.

La startup Bagtrax ha llegado para terminar con este problema y dar al usuario una compensación económica inmediata en el fatídico caso de que nuestro equipaje se extravíe. “La idea viene de mi experiencia en aviación, donde trabajé durante 25 años. La tecnología no había mejorado en el área del equipaje, así que hace tres años empezamos a desarrollar la idea que nos llevaría al prototipo del dispositivo que tenemos ahora”, explica el CEO y fundador, Pietro Lanzarini.

Bagtrax ofrece un servicio de asistencia a los viajeros que combina una tecnología de localización (multisensor) del equipaje durante los traslados. Su dispositivo tecnológico se adhiere en la maleta para que esté localizada en todo momento. Esta opción es, por ejemplo, interesante “para viajeros frecuentes con equipaje valioso”. También está pensada para transportadores y sus cargas.

Bagtrax 2 insur_space by MAPFRE

El reto principal es que es una industria muy estricta y que los espacios aéreos tienen distintas regulaciones; el dispositivo tiene que adaptarse a todas. “A nivel mundial, cumplimos con las dos principales agencias de regulación de seguridad: la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos y la Agencia Europea de Seguridad Aérea, a las que replican las demás”, explica Lanzarini.

Por ejemplo, la americana exige sensores de altitud y aceleración, y la europea que el dispositivo esté durante el vuelo en modo avión. El suyo es el único dispositivo del mercado que cumple ambas regulaciones.

Además, es el único que procura una compensación inmediata cuando la maleta se ha perdido. Para ello, utilizan una plataforma basada en blockchain que conecta todas las empresas relacionadas con el servicio: cliente final, aerolíneas, gestión de aeropuertos y aseguradoras.

“Dentro del dispositivo hay una tarjeta SIM, que cuando la enciendes se conecta con nuestra red y sus antenas, y realiza una triangulación. Había que encontrar una alternativa al GPS porque este no funciona en los aeropuertos”, indica el CEO. Después, la tarjeta SIM manda la información a su servidor “como si fuera un WhatsApp”.

Con las cadenas de bloques, aseguran las secuencias de rastreo, pueden certificar cada acción y garantizar la seguridad de los datos de los pasajeros, las aerolíneas y las aseguradoras. “Si el dispositivo detecta que tu equipaje está en Madrid y tú has llegado a París, con blockchain comprobamos que hay una separación entre maleta y persona y podemos hacer la compensación inmediata”, dice Lanzarini.

Después empieza el proceso normal de recuperar el equipaje y la reclamación a la compañía de vuelos, que será la que pague de vuelta. Por eso, “para una compañía de seguros que trabaje a través de Bagtrax es un win-win: adelanta un dinero que luego devuelve la aseguradora de la aerolínea”, explica el CEO. Con su contrato inteligente de blockchain también ofrecen compensación si el vuelo se ha retrasado o cancelado.

Ahora, participan en el programa de aceleración de insur_space de MAPFRE, donde trabajarán para terminar de desarrollar su dispositivo y ver cómo las aseguradoras pueden adoptarlo. La próxima vez que vueles, no tendrás que sufrir (tanto) por tu equipaje.

Para ver la entrevista completa, haz clic aquí.