Skip to content

Bendita Llave, la cerrajería del siglo XXI con impresión 3D

Entre 100 y 400 euros. Es el precio que te puede costar el despiste de dejarte las llaves dentro de casa, extraviarlas o no saber dónde las has olvidado. A eso se le suma la angustia por la espera en el descansillo de casa durante un tiempo indeterminado. En pleno siglo XXI, los fundadores de Bendita Llave tenían claro que la tecnología podía mejorar esa situación. ¿Cómo? Con impresión 3D.

La idea se les ocurrió en un curso de diseño de productos digitales. El CEO, Agustín Casado; la CPO, Claudia Cuevas; y el CMO, Nahún Retamal, tenían que trabajar sobre problemas cotidianos y, hablando del eterno “drama” de perder las llaves, Retamal dijo, ¿y si las imprimimos? Lo que parecía una “idea feliz” se ha materializado en un proyecto que ahora forma parte del programa de aceleración de insur_space de MAPFRE.

Para ello, en Bendita Llave han diseñado un algoritmo capaz de generar un modelo 3D idéntico a una llave a partir de fotografías. “Cuando te registras en la web, puedes crear un nuevo llavero con tres llaves a las que pones nombre. Usando las fotografías que has subido, identificamos el modelo y creamos una copia digital. Cuando el cliente la necesita, la imprimimos y se la llevamos al lugar donde nos indique en menos de 45 minutos”, explica Casado.

Bendita Llave 2 - insur_space by MAPFRE

Para hacerlo utilizan impresión 3D con un polímero reciclable y de origen renovable que dura unos cuantos usos, lo que hace el proceso más rápido, barato y sostenible. “Decimos que las llaves de plástico que enviamos son como las ruedas de repuesto de los coches: te sirven para hacer 80 kilómetros y llegar al taller. Nuestra llave es para una urgencia, coger las llaves que te habías dejado dentro o conseguir una copia”, indica Cuevas. Su objetivo a largo plazo es poder imprimir metal y mandar unas llaves permanentes, para lo que están empezando a colaborar con el instituto IMDEA.

De momento, están preparándose para dar servicio, y por el camino van ganando mejoras. “Hay partes del proceso que son manuales pero tenemos claro cómo automatizarlas; son los próximos pasos para ser más rápidos y ágiles”, indica Casado. Para ponerse en marcha contarán con la ayuda de MAPFRE, con quienes ya están estudiando cómo implementar su servicio. “Podemos incorporarlo como añadido a un seguro de hogar, más barato que un cerrajero y con mejor tiempo de respuesta”, explica el CEO.

Hablando de seguridad, es normal preguntarse si una información así está segura o si alguien la podría usar para acceder a tu vivienda. Por eso, en Bendita Llave tienen un foco claro al respecto: “Externalizamos la información personal, de manera que los datos están desconectados y no sabemos dónde vive la persona, solo dónde quiere que vayamos a entregarle la llave”, indica Cuevas.

Además, no guardan directamente el modelo digital, sino “una cadena de números y letras codificada que no tiene sentido aparente, y que solo puede descifrarse con nuestro algoritmo que está extremadamente protegido”. Como resume Cuevas, “no hay nada 100% seguro, pero es mucho más fácil que te roben las llaves de casa o que fuercen la cerradura”.

En Bendita Llave no solo se preocupan por que el material que utilizan sea sostenible, también se aseguran de trabajar con empresas ecológicamente responsables y por que la suya propia lo sea. El CEO lo explica: “Una empresa no es solo un ente que genera riqueza, también tiene un impacto social que afecta a su entorno. Por eso, tenemos a un responsable de recursos humanos, la mayoría de nuestra plantilla está formada por mujeres, ofrecemos jornada flexible… Queremos crear desde el principio la compañía que deseamos para el mundo que deseamos”.

Para ver la entrevista completa, haz clic aquí.